El WIFI es uno de esos inventos maravillosos que han permitido que sea mucho más fácil y accesible el acceso a Internet.

Pero en muchos hogares, debido principalmente a su estructura o distribución, la señal no llega a todos los rincones o si lo hace no es todo lo buena que sería deseable. Para solventar estos problemas tenemos varias soluciones y una de ellas, quizá la mejor si la casa es grande es el uso de PLCs.

Estos dispositivos llevan la señal del router través de la red eléctrica a cualquier punto de la casa que tenga un enchufe, creando allí un nuevo punto WIFI al que conectarse.

La principal ventaja frente a otras opciones, como por ejemplo los repetidores WIFI, es que la conexión con PLC es mucho más estable.

Es importante que a la hora de elegir uno, te informes correctamente, ya que en el mercado hay PLCs de muchos tipos: unos son más rápidos, otros más lentos, algunos tienen conexión Ethernet y otros WIFI, etc… nosotros te recomendamos que elijas uno con toma de enchufe integrada y cuantos más puertos Ethernet Gigabit mejor.

Los de la marcas D-Link y TP-Link son de los que solemos tener en tienda y más recomendamos, porque además disponen de una aplicación muy fácil de configurar y son de los más rápidos en conectarse.

https://youtu.be/tXfcjrbgFw8